X Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí

SEXO Y PUBLICIDAD, UNA COMBINACIóN DE éXITO

Volver a inicio SEXO Y PUBLICIDAD, UNA COMBINACIóN DE éXITO

El sexo es uno de los reclamos más potentes que existen, por eso sexo y publicidad siempre han ido de las manos. Habrás escuchado un montón de veces la frase: el sexo vende.

 

Pero ¿es cierto? ¿La gente realmente comprar un producto sólo porque lo asocia a una imagen sexual? ¿Cómo se usa el sexo en la publicidad?

 

El sexo en la publicidad

 

En pocas palabras, el sexo en la publicidad se basa en el uso de imágenes de contenido sexual o erótico (aunque a veces en vez de imágenes se usan sonidos o mensajes subliminales) que están específicamente diseñados para despertar el interés en un producto, servicio o marca en particular. Se utilizan personas atractivas (especialmente mujeres) para para atraer a un espectador, lector u oyente. Esto ocurre incluso aunque la relación entre el producto y el erotismo sea leve.

 

No es algo nuevo, ya en 1885, W.Duke and Sons, un fabricante de jabón, incluía en sus paquetes imágenes eróticas de las estrellas femeninas más populares de la época. Y hay que decir que le fue bastante bien.

 

El sexo vende

 

Suena a tópico pero es completamente cierto. Las revistas masculinas  lo saben bien. Cuando en sus portadas aparece una mujer atractiva, las ventas se incrementan. Y es que los hombres son especialmente atraídos por las imágenes sexuales.

 

Sexo, publicidad y psicología

 

Los humanos tenemos lo que se llama un cerebro reptiliano (o cerebro de lagarto). En términos de evolución, esta es la parte más antigua de nuestro cerebro y es responsable de la supervivencia. Nuestro cerebro reptiliano solo presta atención a tres cosas: los alimentos, el peligro y el sexo...

 

A pesar de que nuestro cerebro de lagarto opera en el nivel subconsciente (y por lo que no son conscientes de su presencia), siempre está ahí. Cada vez que una persona está expuesta a un mensaje sexual, su cerebro reptiliano se activa. Y cuando eso ocurre, nuestros impulsos toman el control. Por eso es muy difícil hacer caso omiso de los mensajes sexuales.

 

Un truco del que no hay que abusar

 

No todos los productos pueden vincularse fácilmente a elementos eróticos. El uso de mensajes sexuales puede funcionar a corto plazo, pero también  puede dañar tu marca a largo plazo. De todos modos, no es necesario utilizar imágenes de modelos totalmente desnudas en los anuncios. Mostrar un tobillo o el cuello puede funcionar de forma igualmente efectiva.

Post Relacionados

close
Carro de compra
Su carrito está vacío
empty

Aún no tienes productos en el carrito

close
Su producto se ha agregado correctamente al carrito.
close
Iniciar Sesión
close
close
¡Gracias por suscribirte!
close
POLÍTICA DE PRIVACIDAD