logo

Cómo hacer sellos personalizados

Volver a inicioCómo hacer sellos personalizados


Los sellos personalizados son una herramienta de comunicación que infinidad de negocios han utilizado desde tiempos inmemorables para identificarse. Su utilidad ha cambiado a lo largo de los años, pero no su efectividad. Eso sí, siempre y cuando cuenten con un diseño corporativo creativo. 

En este post te mostramos las mejores ideas para que sepas cómo hacer sellos personalizados para tu marca y así puedas disfrutar de todas las ventajas que aporta este elemento. 

Ventajas de tener sellos personalizados de tu marca

Disponer de sellos personalizados de tu negocio brinda varias ventajas en cuanto a comodidad e imagen de marca. 

Como empresa deberás pasar muchas veces por el momento de tener que firmar cualquier documento. Un sello te permite ahorrar tiempo ya que funciona como una firma autorizada sin necesidad de tener que esperar a la persona que se encargue específicamente de ello. 

Por tanto, con un sello personalizado puedes firmar, entregar, aprobar o rechazar cualquier documento importante y autorizarlo en el momento. 

Por otro lado, y esto acoge bastante importancia en los tiempos que corren actualmente con tanta competencia, son una herramienta muy efectiva para mejorar la imagen del negocio, así como una forma de publicitar la marca y aumentar su visibilidad. 

Además, resultan bastante económicos, por lo que es una manera de promocionar una marca que puede resultar muy beneficiosa y rentable para un negocio. 

De hecho, no importa el tipo de negocio, empresa o marca que seas. Los sellos se pueden personalizar acorde a tu estilo y necesidades, ya sea un despacho de abogados o una sala de ocio nocturno. De igual modo, te permiten añadir la imagen profesional que desees, de la forma y el color que quieras, pudiéndolo usar como método publicitario. 

En este caso, lo esencial es contar con un buen diseño creativo para que realmente resulte efectivo. 

Cómo diseñar sellos personalizados para tu negocio

Hoy en día es bastante sencillo hacer un sello personalizado para tu marca, ya que existen múltiples herramientas digitales de diseño gratuitas para crearlos. 

Según el tipo de uso que vayas a darle, puedes diseñarlos de una forma u otra, incluyendo elementos específicos. 

Por ejemplo: 

Sellos personalizados para proveedores y clientes

Si lo que necesitas es un sello para estamparlo en facturas u otros documentos para proveedores o clientes, lo importante es que el sello muestre claramente la imagen de la marca para que sea rápida y fácilmente identificable. 

Así, puede que lo más útil sea incluir los siguientes elementos en su diseño: el logo de la marca, nombre de la empresa, dirección, teléfono, email y página web corporativa. 

Esto no significa que tengas que añadir todos estos elementos en el sello, ya que un exceso de información puede dificultar el objetivo propio del sello e intoxicar la comunicación. 

Se trata de que elijas los más importantes, como por ejemplo el logo y el medio de comunicación que uses para comunicarte con tus proveedores y clientes. 

Sellos personalizados para trámites administrativos

La función burocrática es otro caso en el que los sellos personalizados son muy útiles.  Para gestionar los trámites con la Administración tienes que tener en cuenta la información que suele demandarse en ellos para incluirlos en el diseño. 

Estos son: la razón social o nombre de la empresa, CIF o NIF del autónomo y el domicilio fiscal o dirección social de la empresa. 

Cómo hacer un sello personalizado paso a paso

Una vez que tengas el objetivo del sello claro en cuanto a su uso, tienes que seguir algunos pasos para saber cómo hacerlo correctamente. 

Para ello, puedes contar con varias herramientas gratuitas de diseño. Incluso, puedes hacerlo desde Word. 

1. Crea el diseño del logo incluyendo los elementos antes mencionados según su funcionalidad. Recurre a tu creatividad pero sin perder el objetivo del sello, que es dar información clave sobre tu negocio, por lo que, cuanto más sencillo sea, mejor. 

2. En relación con el nombre de la empresa, debes incluir el que tengas registrado como marca. Por ejemplo, si tu nombre completo como empresa es “Boldú Audiovisual Entertaiment SL” y tienes como marca registrada “BAE”, puedes incluir este último en el diseño. 

Eso sí, ten en cuenta que si quieres darle un valor más legal que publicitario, es recomendable utilizar el nombre completo, siendo el caso contrario si lo que deseas es darle una función más promocional. 

3. Respecto a la gama cromática, lo recomendable para su diseño inicial es hacer la tipografía en negro sobre fondo blanco, ya que esto facilita su realización en el molde del sello.

4. Al hacerlo en Word, una vez esté creado, puedes tomar una captura de pantalla y cuadrar el tamaño de imagen en unos 175 píxeles de ancho y 130 de alto. A continuación, guarda la imagen en formato JPG. 

5. El siguiente y último paso es llevar la imagen de tu sello a un profesional que te lo haga.

Además de Word, puedes optar por usar otras herramientas de diseño que pueden ayudarte a tener un sello más creativo a la par que profesional. Esto es porque programas como Canva o DesignEvo te ofrecen plantillas que luego puedes modificar según sus gustos y necesidades, para que puedas adaptarlos totalmente a tu marca. 

Cuentan con múltiples diseños de todo tipo y también puedes incluir los elementos y la información que desees. 

ClickPrinting, impresión digital personalizada

Los sellos personalizados son una herramienta muy útil de comunicación y promoción para tu negocio. Del mismo modo que lo resultan todas aquellas impresiones publicitarias que pueden mejorar tu imagen de marca si ofrecen un diseño creativo que capte la atención de tu público. Por ello, otra opción que te será bastante beneficiosa es que te inspires con tendencias creativas para tu negocio

Si necesitas asesoramiento, no dudes en contactar con el equipo de profesionales de ClickPrinting, ya que nuestro cometido es que tu negocio cumpla sus objetivos.