logo
PRODUCTOS

Técnicas de Neuromarketing aplicadas en publicidad

Volver a inicioTécnicas de Neuromarketing aplicadas en publicidad


El neuromarketing ha revolucionado la manera de pensar la publicidad. Las técnicas de neuromarketing han permitido conocer a fondo al público, en base a comportamientos tanto conscientes como inconscientes, que son los que nos permiten saber cómo afecta la publicidad a un grupo de personas determinadas. 

Hoy en día se aplican diferentes técnicas de neuromarketing, con las que podemos extraer diferentes conclusiones previas al lanzamiento de una campaña, de esta manera, podemos hacer cambios antes de que nuestra publicidad llegue al público.    

¿Por qué es importante aplicar técnicas de Neuromarketing en publicidad?

La publicidad afecta tanto a la parte consciente de nuestro cerebro como a la parte inconsciente. El neuromarketing capta las reacciones conscientes e inconscientes ante un estímulo publicitario, y nos ofrece datos fiables y medibles. Si estas pruebas las llevamos a cabo en un grupo de público representativo, estaremos obteniendo resultados muy fiables, que nos permitirán modificar una campaña, una página web y en general, cualquier tipo de mensaje que haga referencia a una marca.

Hoy en día se han desarrollado diferentes técnicas de neuromarketing que permiten monitorizar reacciones, mediantes estas técnicas vamos a conseguir datos que hagan referencia a campañas muy concretas, tanto en soportes digitales como en relación a soportes tradicionales. 

Principales técnicas de Neuromarketing

El neuromarketing es un sector en continuo desarrollo, debido a los excelentes resultados que ya nos ofrece el seguimiento de conductas, las siguientes son las técnicas más utilizadas en la actualidad para registrar las reacciones del público. 

Eye tracking

El eye tracking es un método de medición que se centra en el recorrido de la vista. Una persona que ve un cartel o que llega a una web hace un recorrido visual, manteniendo la vista en las zonas que le resultan más interesantes y obviando lo que carece de interés, mediante el eye tracking identificamos el interés que ha despertado un diseño en un usuario. 

Electroencefalografía

En este caso el objetivo es conocer qué zonas del cerebro trabajan durante un estímulo visual.

Desde hace tiempo sabemos que el cerebro se divide en zonas con capacidades diferenciadas, mediante una electroencefalografía podemos identificar las partes cerebrales que se activan al percibir un anuncio, y relacionarlas con las reacciones que van a crear en nuestro público objetivo. 

Medición de respuestas galvánicas

En este caso nos centramos en la reacción de la piel. Muchas de nuestras reacciones inconscientes tienen un reflejo inmediato en la piel, por ejemplo, en las glándulas sudoríparas o en el vello corporal, mediante la toma de datos, podemos obtener conclusiones de la reacción inconsciente de una persona ante un cierto estímulo. 

Lo más interesante de las pruebas de medición galvánicas es que responden, exclusivamente, a reacciones inconscientes, y por tanto no son mediadas por reacciones manipuladas.  

Reconocimiento facial 

La cara dice mucho de nuestras reacciones ante los estímulos que recibimos a diario. El neuromarketing también basa sus técnicas en movimientos faciales, normalmente imperceptibles, mediante el reconocimiento facial conseguimos identificar movimientos provocados por estímulos publicitarios, que nos dan pistas acerca de la opinión inmediata de una persona.

Existen diversas técnicas con las que podemos identificar los movimientos faciales e interpretarlas. 

Medición del ritmo cardiaco

Al igual que sucede con las respuestas galvánicas y faciales, el ritmo cardíaco también responde de manera inconsciente a los estímulos que recibimos.Mediante la medición del ritmo cardíaco conseguimos determinar si un estímulo ha conseguido conmover a una persona, con la suficiente intensidad como para que sea recordado, y pueda ejercer un cambio de comportamiento. 

¿Qué técnica de neuromarketing se utiliza más en publicidad?

En la actualidad, coexisten muchas técnicas diferentes, algunas experimentales, que tratan de medir acciones conscientes e inconscientes ante un estímulo publicitario.

En relación con los soportes tradicionales, por ejemplo la cartelería, lo que buscamos es detectar las reacciones corporales inconscientes ante el primer impacto, determinar el recorrido de la mirada, saber cuáles son las zonas de mayor y menor atención, etc. No se puede hablar de una técnica principal para extraer conclusiones, el resultado viene de aplicar diferentes estudios, que nos puedan mostrar una serie de conclusiones claras, directas y que nos sirvan de ayuda a la hora de tomar decisiones.

Tradicionalmente, los cambios en campañas publicitarias se han llevado a cabo tras su lanzamiento. Si los resultados no eran los esperados el diseño variaba. también se han utilizado grupos de opinión, sin embargo, las opiniones no son datos científicos, absolutamente fiables, y por lo tanto estos estudios podían tener poco que ver con la reacción real del público.

El neuromarketing ha cambiado la manera de entender la publicidad para los que trabajamos en este medio, nos permite ser más precisos, contar con datos seguros y aportar al público lo que necesita, ya sea desde una página web de empresa o desde una campaña basada en cartelería visual.